Hacia una Ciudad Intercultural

Caminamos hacia una ciudad intercultural, el progreso de la humanidad no se entiende sin la aceptación de valores tan básicos como libertad, justicia e igualdad.

Desde estos principios, no podemos mirar hacia otro lado y situarnos en una posición cómoda en la que lo fácil es negar la diversidad, ignorarla y reforzar muros entre grupos culturalmente distintos.

Es fácil permanecer impasible ante manifestaciones de racismo, superioridad y segregación. Pero esa actitud no es humana, ni responsable.

No hablamos de coexistir en el mismo espacio y tiempo con otras culturas, sino de convivir con otras culturas, basándonos en el respeto recíproco y la igualdad, partiendo del supuesto de que todas son dignas y valiosas.

MulticulturalidadLa gobernanza responsable de una ciudad, no se limita a definir los problemas sino adoptar una actitud de afrontamiento.

Este afrontamiento requiere valentía política, porque supone en la mayoría de los casos confrontar a los votantes con sus propios temores y prejuicios, permitiendo que esas preocupaciones se aborden en un debate político, Gobernar no es contar votos, implica actuar asumiendo riesgos, con la certeza de que buscamos un bien para todos, aunque tengamos que enfrentarnos a perjuicios que nos inmovilizan.

Como políticos tenemos herramientas a nuestro alcance que nos permiten ser megáfonos, pero quizás no tenemos preparado el oído para escuchar determinados sonidos ¿Por qué no aprovechar los discursos, declaraciones de intención, programas políticos para hacer visible y público esa necesidad de integración?

Tensiones

Los ciudadanos, nos encontramos hoy en día, con una gran cantidad de problemas que pueden generar obstáculos que dificulten la integración de culturas en nuestra ciudadanía. La lacra del desempleo, con todo el malestar que nos genera y que afecta a todos los órdenes de nuestra sociedad, es quizás el más importante.

Desempleo

Creo que las oportunidades comunes pueden encontrarse en el fomento de la contribución e integración en el sector cultural y en el empresarial. No podemos obviar el espíritu empresarial de muchas comunidades minoritarias de inmigrantes.

Caminos de integración.

La integración, no se lleva a cabo con una simple declaración de intenciones, sino que requiere el esfuerzo y el compromiso de todas las instituciones. Un trabajo minucioso que debería empezar en primer lugar por los barrios de nuestra ciudad.

Los proyectos vecinales, que permiten a los residentes trabajar juntos por un objetivo común son un instrumento fundamental de cohesión social y en la medida que los vecinos percibimos una mayor implicación social, mejor es nuestra percepción de la inmigración.

Trabajos VencinalesDebido a las restricciones impuestas por la nacionalidad en el acceso al mercado de trabajo del sector público, el mercado laboral del sector privado puede proporcionar un camino más fácil a las minorías para desarrollar una actividad económica y esto a su vez puede favorecer el contacto entre las distintas culturas de la ciudad.

No creo equivocarme mucho si digo que nuestra existencia gira en torno a tres ámbitos muy definidos; la familia, el trabajo y el ocio. Y es este último un ámbito que puede ser utilizado para favorecer la integración. Desde la gobernanza se pueden seguir potenciando actividades que sirvan de puente entre culturas, que a todas luces nos enriquecen y son manifestaciones de acogida para con las distintas culturas. La participación se convierte, en un principio, en una forma de inclusión, de acercarse a los demás en forma de convivencia recíproca y es esa misma convivencia es la que va a permitir cambiar el término “inclusión” por el de “sociedad”.

Cierto es que lo ideal sería que no existieran políticas de integración porque solo su propia existencia indica que son necesarias y que quedan pasos por dar aún. Pero esos pasos no se van a dejar atrás y deberán darse en todos los aspectos y ámbitos para que en un futuro se pueda hablar de manera genérica de todo el entramado social.

IntegracionPrácticamente todas las áreas de la política municipal se podían revisar desde una perspectiva intercultural. No puedo olvidar la Educación, los servicios públicos, la esfera pública y un largo etc… El camino es largo, merece la pena el esfuerzo, el resultado es una sociedad más plural tolerante.

En este sentido, los objetivos que hay que trabajar son básicamente:

  • Facilitar el acceso a los recursos sociales, educativos, sanitarios y culturales.
  • Asesorar en los aspectos judiciales, sociales, sanitarios, educativos y todos aquellos que se estimen oportunos.
  • Complementar los recursos generales municipales, autonómicos y estatales presentes en la zona, adaptándolos a la nueva realidad multicultural, y trabajar de forma coordinada con los diversos profesionales, técnicos, población civil, entidades y asociaciones en materia de interculturalidad.
  • Fomentar la integración de personas inmigrantes orientándolas y apoyándolas en sus procesos de inserción, con el objeto de alcanzar la plena inserción, autonomía y participación a todos los niveles, además de un trabajo a la par con la población en general.
  • Realizar funciones de información y orientación en materia de extranjería, nacionalidad, derechos humanos, diversas formas de protección internacional, derechos sociales, y prevención de violencia de género.
  • Formar a los destinatarios/as en lengua y cultura españolas, no como sustituta de sus propias raíces sino para evitar el sentirse diferentes en ciertos aspectos que, ya de por sí son diferentes de un barrio a otro, imaginemos de un país a otro.

Relativismo CulturalDebemos desprendernos del etnocentrismo y tener siempre presentes el relativismo cultural; y es que no hay que ver las cosas desde nuestra propia perspectiva cultural, sino desde la de los demás, así sabremos entender y comprender que no existe un modelo ideal de cultura y sociedad, sino que hay muchos que pueden coexistir a la vez. Esto es la interculturalidad.

Firma

Share

Comentarios

Hacia una Ciudad Intercultural — 18 comentarios

  1. Te felicito, completamente de acuerdo¡¡ Un ejemplo de sentido común y de concienciación social tu exposición. Mi admiración hacia ti no sólo como persona, sino como político y escritor también¡¡¡ 1abrazo grande amigo.

  2. Estimado Fernando, firmo hasta tu ultima palabra, hasta la ultima acentuación. Esa es la actitud, la posición y la intención. Ya seria maravilloso q también se trasladara a movimiento. Un abrazo!.

  3. Buenos días Fernando.

    Es una buena forma de hacer política y me alegra que hayan personas públicas como Tú que piensen en la diversidad y sobre todo en fórmulas que ayuden a la integración de todos. Pienso que estamos en una sociedad que pone demasiadas etiquetas y aun cargada de estereotipos; es un camino complicado, sin duda, gratificante y apasionante encontrar esos lazos de convergencia para una convivencia mejor… mis felicitaciones Fernando.

    • Que grande eres amigo, gracias por impulsar los valores. Yo no soy nada sino una pieza de todo esto y lo importante es vuestra voz, la voz de la ciudadanía. Un abrazo.

  4. Muy buen post pero me quedo con una frase que, con tu permiso, copio y pego aquí mismo:
    “Cierto es que lo ideal sería que no existieran políticas de integración porque solo su propia existencia indica que son necesarias y que quedan pasos por dar aún.”
    Esperemos que pronto no tengamos que hablar de estos temas.
    Por otro lado, si que me gustaría recalcar una cosa. En ningún momento hablas de igualdad, cosa que, para mi, sería un grandísimo error. Evidentemente debe haber una igualdad en derechos y deberes, pero ahí queda la cosa, todos somos distintos(¡Gracias a Dios!)y es realmente importante que se hable de interculturalidad y de convivencia, podemos aprender todos de todos pero ¡OJO! sin olvidarnos de lo nuestro nunca.
    Un saludo.

  5. Fantástica reflexión, y creo que estamos en el camino aunque por desgracia este camino aun es largo.lo importante es que personas como tú nos abra los ojos a los demás.bonito post y magnífico blog.

  6. Estoy totalmente de acuerdo en lo que comentas en tu blog, la riqueza de un país, en este caso, de una ciudad, se basa en su historia y en su cultura, si esa cultura se convierte en intercultural, mejor que mejor, hay que creer y ser un fiel defensor del ser humano, indiferentemente de su color de piel, lengua, etc, pues esa convivencia cultural disminuirá ciertos perjuicios y hará más libres a los ciudadanos de ese país o ciudad.
    A título personal Fernando me encanta todo lo que expones aquí, todos debemos aprender de todos, eso, nos hace mejores…….por ultimo comentarte un proverbio indu:
    “Ningún hombre es enemigo tuyo, todos los hombres son tus maestros”.
    Abrazos Fernando y buenas noches!!

    • Me gusta tu positiva actitud ante la vida y la visión optimista de las personas. También me alegra coincidir contigo en esto. Los años me han mostrado en ti un gran amigo. Gracias por tu comentario y por tu compañía.
      Un abrazo y siempre a tu disposición. Gracias!!

  7. No puedo añadir nada màs que no se haya comentado anteriormente, solo felicitarte por este nuevo artículo, los colores no existen en realidad…son solamente sensaciones ópticas que percibimos no? Viva la interculturalidad y el respeto!! Un abrazo Fernando, eres un ejemplo a seguir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *