Economía Social: ¿Solución coyuntural? o parte activa en la reforma del modelo productivo español

Si hiciéramos un estudio comparado de la realidad socioeconómica de este país, al empezar esta legislatura, observaríamos que vamos avanzando, quizás no tan rápido como nos gustaría, pero avanzando. Siempre es más difícil construir que destruir. Construir implica tener un proyecto, sacrificio, arriesgar, no desfallecer y sobre todo no tener miedo al fracaso.

Han cambiado muchas cosas con la crisis y nos estamos adaptando a un mundo globalizado, que nos obliga a reinventarnos, a tomar conciencia de que hemos tocado fondo, y a ser conscientes de que ahora toca remar juntos. Sabemos que con humildad y esfuerzo todo se consigue.

Bajando de este universo tan abstracto del contexto nacional, a una realidad más tangible y cercana como es Extremadura, observamos que se están dando pasos certeros. No caben prejuicios, y si buscar formulas de “riqueza sostenible” que, indiscutiblemente, implican esfuerzo, pero a la vez crean estabilidad.

En España, las cooperativas y las sociedades laborales dan empleo directo a casi 335.000 personas, estando a la vanguardia de la creación de empleo estable y de calidad.

Para ello se han realizado actuaciones dirigidas a impulsar la creación y el crecimiento de las entidades. Entre ellas habría que destacar la puesta en marcha de incentivos para que las cooperativas y sociedades laborales incorporen como socios trabajadores a jóvenes desempleados menores de 30 años, o la extensión de la tarifa plana de 100 euros para la contratación, para aquellos emprendedores que se incorporen como socios trabajadores o de trabajo a una cooperativa o a una sociedad laboral.

Las razones para la creación de estos puestos de trabajo, hay que buscarlas en una gestión innovadora y “adaptada” a la realidad cooperativista. Buscamos el denominado “EMPRENDIMIENTO SOCIAL”.

Para comprender bien este nuevo modelo, tenemos que adentrarnos un poco más en lo que entendemos por Cooperativa, (Germen de la Económica Social):

economia-social.png_320_620_c.jpgUna Cooperativa se define en los textos legales, como una Asociación autónoma de personas que se han unido de forma voluntaria, para satisfacer sus necesidades económicas, sociales y culturales en común, mediante una empresa de propiedad conjunta y gestión democrática.

En la práctica, todo esto se sustenta transversalmente en Valores: Autoayuda, Democracia, Equidad, Igualdad, Solidaridad y Autorresponsabilidad. Todos ellos, regulados bajo unos principios muy concretos de:

  • Participación Económica de los Socios
  • Autonomía e Independencia
  • Gestión Democrática por parte de los Socios
  • Adhesión voluntaria y abierta
  • Educación Formación e Información   a los socios
  • Cooperación entre Cooperativas y el trabajo en Interés de la Sociedad

Origen

Siguiendo con este hilo conductor, en Inglaterra -referente del mundo industrializado con anterioridad a 1750-, la producción económica era básicamente artesana, y el dueño del taller era también propietario de las materias primas y de los instrumentos de trabajo. Un paulatino aumento de la población hizo necesario el incremento de bienes y servicios; lo que debía ir unido a una mejora de los medios de producción. Y como consecuencia de ello aparece la revolución industrial y posteriormente la guerra, por decirlo de una manera muy esquemática.

Con la implantación de las máquinas aparecieron las grandes fábricas, los dueños de los pequeños talleres pasaron a ser obreros, y las condiciones laborales se convirtieron en infrahumanas.

revolucion-industrialReflexiono, y veo un paralelismo claro entre aquella época de la revolución industrial y está época de crisis globalizada:

“Antes había muchas máquinas funcionando y mucho paro, y ahora hay mucho paro y muchas máquinas paradas también. El equilibrio debe estar en poner a trabajar las maquinas y generar empleo a la vez.”

¿Cómo ha ido avanzando el Cooperativismo?

En Europa, desde las ideas de Robert Owen, Charles Fourrier, Felipe Buchez etc.., que iluminaron a los primeros cooperativistas de Rochdale (Inglaterra), se ha ido evolucionando.

En Alemania, en 1862, se crea la cooperativa de crédito Raiffeissen, que ahora la forman 82 cooperativas de segundo grado, y es la unión de varias cooperativas de crédito y cerca de 3000 cooperativas de crédito rural.

Las cooperativas de Consumo en Suecia, han logrado alcanzar sectores decisivos de la vida social y económica, estimando que las condiciones políticas, culturales y educativas del pueblo sueco han sido determinantes en el éxito del desarrollo cooperativo del país.

Destinadas a eliminar el abuso, que se producía por los intermediarios que hacían daño a productores y consumidores, en Francia se organizaron cooperativas de producción agrícola.

Actualmente en nuestro país están proliferando las Cooperativas de Trabajo Asociado, junto con las de Consumo y Vivienda. Y una iniciativa a estudiar, son las de consumo energético y Economía domestica. (Huertos Urbanos)

En América por su parte, Alfonso Desjardins, en la ciudad de Levis, de la provincia de Quebec (Canadá), fundó la primera caja popular pretendiendo superar el problema agudo de la usura. Hoy el dato sorprendente es que 4 de cada 10 canadienses están Asociados a una cooperativa. Y estamos hablando de un país que pertenece al G-7. Actualmente hay más de 9000 cooperativas de todo tipo en Canadá que gozan de más de 225.000 millones de dólares en activos, y más de 70.000 canadienses dedican su tiempo a servir a las Juntas directivas de las cooperativas de modo voluntario.

Globalización y Cooperativismo

A la vista de lo expuesto, afirmo que el cooperativismo es una muestra de esfuerzo y de cómo se puede dirigir las potencialidades de todos en beneficio de la comunidad.

  thumb.phpLa globalización favorece la comunicación e interdependencia entre los distintos países del mundo, unifica mercados y culturas, y se considera que esto es en su naturaleza positiva, ¿por qué motivo estamos en esta situación?

Quizás, no se ha sabido administrar bien este recurso.

Lo vivido en los 7 últimos años nos invita a la reflexión. No ha sido una guerra porque no hemos tenido pérdidas humanas, pero de puertas para dentro hemos sufrido como si realmente hubiera ocurrido. ¿Quién no tiene un familiar, un amigo o un vecino, que no sufra el drama del paro en toda la extensión de la palabra, personas con familiares a su cargo que sufren por no poder cubrir las necesidades más básicas?

Y desde esa realidad, la apuesta por una economía social, tiene todo el fundamento del mundo.

Canadá es un ejemplo; es un país capaz de competir en una economía global con un modelo cooperativista. A lo mejor, puede que no se pueda adaptar totalmente el modelo canadiense al desarrollo socioeconómico de España en la era de la globalización, pero sí tengo claro que las convicciones de la ciudadanía en Canadá son las que le han llevado al éxito. Esas convicciones son un calco de los valores y principios del cooperativismo.

economiaEs hora en España de fomentar y formar a las personas que quieran formar cooperativas; que sean personas preparadas para los tiempos que corren y, sobre todo, educarlas en estos valores, no en la cultura de la subvención sólo y exclusivamente, sino en la cultura del esfuerzo y trabajo en equipo.

No hay nadie detrás tuya, me decían cuando empezaba a madurar…, ese espíritu de responsabilidad nos hará crecer y ser más autosuficientes.

Firma

Si queréis más información visitar la página: www.cepe.es

Bibliografía:

  • Ministerio de Empleo y Seguridad Social
  • Desarrollo territorial, Participación y Cooperativismo. Javier Divar Garteiz.
  • El movimiento cooperativo canadiense. Carlos Julio Pineda
  • La ciudad viva, Agencia de Vivienda y Rehabilitación de la Vivienda.
  • 10 razones para crear una Cooperativa de Trabajo Asociado.
  • Extremadura 7 dias.
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *