Politico en Activo

imageEn las últimas semanas he escuchado más de una vez que un político en la oposición es como un militar en la reserva, sobre todo si antes se ha ejercido la responsabilidad de gobierno. Pero nada más lejos de la realidad. En el juego democrático todos adquirimos una serie de obligaciones: a veces es ejercer un gobierno responsable y apostar por el modelo social y económico que defendemos y, otras, es ejercer de contrapoder, de control y fiscalización de la tarea que desempeñan otros. Es decir, un político en la oposición sigue siendo un servidor de lo público en activo y con el mismo compromiso. Sobre todo ahora, una etapa en el que las turbulencias políticas –el tiempo, como siempre, pondrá a cada uno en su sitio y con cierta distancia podremos ver si han sido para bien o para mal- han decidido que los grupos políticos en la oposición tengan incluso más peso que el partido que gobierna. Esta nueva situación, generalizada en todo el país, obliga al diálogo y al entendimiento a quienes ejercen el poder (por supuesto también a los grupos que estén en la oposición), pero a los concejales y diputados que se sientan enfrente les impone la necesidad de un trabajo duro y constante para dar voz a quienes se quedan sin ella y conseguir el equilibrio en la creación de un modelo de desarrollo que sea compartido por todos. Ahora, más que nunca, la voz de todos tendrá que ser escuchada y las decisiones tendrán que ser el resultado de la suma de todos los que tengamos algo que decir. En los últimos cuatro años, apostamos en Mérida por una ciudad abierta, sostenible, moderna y solidaria, y para ello tuvimos que sortear la situación económica que nos encontramos en el Ayuntamiento y en el resto de las Administraciones Públicas. Se empezó a conseguir. Se sentaron las bases y se construyeron cimientos sólidos sobre los que comenzó la levantarse la situación. Ahora la construcción la dirigirán otros pero todos seremos responsables de la Mérida del futuro. Tenemos mucho que aportar y seguimos defendiendo el modelo de desarrollo que apueste por la transparencia en la gobernanza, la modernización de las infraestructuras, la mejora de las redes de transporte y la movilidad, la eficiencia energética y por ser un modelo económico generador de empleo y sobre todo, solidario.

Firma

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *